España hace historia levantando la primera Eurocopa superando en la final a Portugal Imprimir
Domingo, 17 de Febrero de 2019 20:39


El momento de la verdad llegó para el fútbol sala femenino y con España como protagonista, con la disputa de la final de la primera Eurocopa de fútbol sala femenino, en la que el rival era un viejo conocido de las españolas, la anfitriona Portugal, ante la que en los precedentes se habían medido en 26 ocasiones con catorce victorias españolas, por cinco portuguesas y siete empates.

 

Con una inconmensurable puesta de largo en la finalísima de la selección española, con goles de Mayte Mateo, Anita Luján y Amelia Romero en los primeros diez minutos de partido, merced a un dominio del juego y una efectividad fuera de toda duda conseguía encarrilar el partido. Portugal se encomendó a buscar con numerosos disparos de media distancia para encontrar un gol que les metiera en el partido. El dominio de las anfitrionas se acentuó en la segunda parte, donde la figura de Silvia Aguete, cancerbera de España, se erigió en una de las protagonistas del partido con paradas de mucho mérito, hasta la llegada de la sentencia con el gol de Vane Sotelo, que fue designada como mejor jugadora del torneo.

 

 


España: Silvia; Isa García, Ampi, Peque y Vane Sotelo (quinteto inicial). También jugaron, Berta Velasco, Mayte Mateo, Anita Luján, Amelia Romero, Consuelo Campoy, Lucía e Irene Samper.

Seleccionadora: Claudia Pons

Portugal: Ana Catarina; Inês Fernandes, Carla Vanessa, Azevedo y Pisko (quinteto inicial). También jugaron, Gonçalves, Janice Silva, Ferreira, Fernandes Duarte, Jenny, Morgado y Moreira.

Seleccionador: Luis Miguel Jerónimo Conceição

Pabellón Multiusos de Gondomar. Colegiados, Chiara Perona (ITA) e Irina Velikanova (RUS). Recibieron cartulina amarilla Ferreira, Inês Fernandes, Carla Vanessa y Gonçalves en Portugal.

1-0, min. 4 Mayte Mateo

2-0, min. 6 Anita Luján

3-0, min. 10 Amelia Romero

4-0, min. 36 Vane Sotelo

 

El decisivo momento de la verdad daba comienzo con la intensidad propia de una final de altura, dos combinados muy intensos y pendientes en todo momento de la disposición del rival que se saldaba con primeros acercamientos en forma de disparos de media distancia. El primer gol de España llegaba a los cuatro minutos, por mediación de Mayte Mateo a pase de Berta Velasco en una rápida acción ofensiva de corte y desmarque. El partido tenía mucha intensidad y las rotaciones impedían que ni unas ni otras se tomaran un respeict5o sobre la cancha. La presión asfixiante de la selección a la salida de balón de Portugal, le reportaba el 2 a 0, obra de Anita Luján tras un robo de balón en un defectuoso despeje de Ferreira. Con un potente disparo de Amelia Romero a la salida de una falta lejana escorada a la izquierda que no acertó a blocar Ana Catarina subía el 3 a 0 que permitía a España encarrilar la final. En el tramo final del período, las anfitrionas intentaron acrecentar su presencia sobre la portería de Silvia Aguete con ambas escuadras cargadas con cuatro faltas. Con un tiempo muerto, Clàudia Pons optaba por cortar el mayor dominio de Portugal en el tramo final del primer acto, con múltiples disparos de media distancia con cierto peligro. Se llegaba al descanso, con las anfitrionas dominando algo más el tempo de partido, pero con España manteniendo la portería a cero.

Sin tiempo para las contemplaciones, tanto España como Portugal iniciaban el segundo acto con peligrosos acercamientos sobre la meta rival, con una clara ocasión para Peque de vaselina a pase de tacón de Sotelo que se marchaba fuera por poco, a la que respondía Azevedo con un robo y remate que despejaba Silvia. Portugal volvía a tomar la delantera en el control del tempo de partido, mientras crecía en España la incidencia positiva de la cancerbera del Poio Pescamar bajo palos. La búsqueda incesante del gol por parte de las lusas y su mayor intensidad, impedían que España recuperara su mejor versión sobre el parquet. El paso de los minutos obligaba a Portugal a seguir intentando meterse en el partido buscando un gol que no llegaba a pesar de sus múltiples intentos, mientras España mejoraba en su faceta ofensiva en el último cuarto de partido con disparos de Ampi y de Isa García. A poco más de cinco minutos para la conclusión, Portugal optaba por alternar el juego de cinco con Pisko como portera jugadora. A cuatro del final, Vanes Sotelo culminaba una contra en gol con Gonçalves de cierre pero sin la oposición de la portera sentenciando la final. De ahí al final del partido, España supo defenderse para no encajar ningún gol y marcharse de la final a cuatro con un espectacular balance de 9 goles a favor y ninguno en contra.

 

Clàudia Pons, seleccionadora nacional, comentaba en zona mixta que “hemos sabido sufrir y disfrutar, lo que se ha vivido aquí ha sido una fiesta del fútbol sala femenino, ojalá sea el primero de muchos más. Vamos a intentar celebrarlo que es algo muy especial para nosotras”, ante la pregunta de si el futsal femenino está a la altura del masculina consideraba que “estamos en el camino, nos quedan muchos pasitos por dar, este es el primero y es muy importante”.